¿Cuáles son las ventajas de tener mi empresa en las redes sociales?

A mucha gente le gustaría implementar una estrategia de redes sociales en su empresa o agencia, pero no sabe exactamente cómo iniciar ese proceso. Es importante tener mucho cuidado, porque cualquier error cometido en las redes sociales puede alcanzar proporciones gigantescas. Por este motivo, aquí damos algunas sugerencias de cómo tu empresa puede dar esos primeros pasos para dar apoyo en toda la gestión.

Paso 1: Empieza con el monitoreo de tu marca

El primer paso, y también el más fácil, es la creación de un simple monitoreo para entender qué están diciendo sobre ti, tu marca o tus productos en las redes sociales. Un detalle importante en esta etapa es definir las palabras claves que vas a buscar y en qué redes sociales. Esta estrategia puede brindar información imprescindible para que comprendas el estado de tu marca en la web. A partir de allí, puedes pensar en acciones adecuadas para actuar en las redes sociales. En Scup, puedes hacer esto mediante el registro de un nuevo monitoreo y la inserción de palabras claves.

Detalle: En esta etapa, muchas empresas notan que sus marcas no se mencionan en las redes sociales y abandonan aquí, lo que es un gran error. En este caso, hay una gran oportunidad de iniciar y explorar todo el potencial de una comunicación eficiente en las redes, sin necesidad de lidiar con acontecimientos anteriores.

Paso 2: Define tu equipo

Es muy importante definir quién será la persona de tu equipo que trabajará con las redes sociales.  En general, ese trabajo está destinado a profesionales de marketing y comunicación que conozcan tu negocio muy bien, que tengan disponibilidad para hablar en nombre de la empresa, que sean usuarios de las principales redes sociales y que estén siempre conectados (las respuestas rápidas son una gran diferencia para el usuario). Muchas veces, los Directores y los Socios de las empresas adoptan ese papel al comienzo. En Scup, una vez decidido el equipo, solo debes invitarlos en el menú Configuraciones > Colaboradores de tu Monitoreo. De este modo, tendrán acceso compartido al Monitoreo.

Paso 3: Comprende qué está ocurriendo

Es esencial comprender el tipo de comentarios que se están haciendo sobre tu marca o tus productos. Puedes clasificar las interacciones monitoreadas en las redes sociales como “positivo”, “negativo” o “neutro” y luego generar los datos numéricos de esas clasificaciones. Así, tendrás una idea general de cuál es la imagen de tu empresa en las redes. Además, es importante obtener esas clasificaciones en forma periódica (por día, mes, año...), para tener una visión sobre el progreso de esos números. En Scup, puedes hacer todo esto mediante la clasificación de cada uno de los artículos de monitoreo en la pestaña Menciones y, después de eso, puedes ver todos los gráficos y datos numéricos en la pestaña Informes.

Paso 4: Define tu línea de comunicación

Es necesario tener cuidado con la estrategia que vas a utilizar para interactuar en las redes sociales.

Por este motivo, el mejor consejo es seguir un estándar. Definir un lenguaje (formal o informal) para usarlo siempre, el público objetivo, el enfoque ideal (adoptando una comunicación más personal o institucional), la periodicidad de tus entradas (en el blog corporativo, en Twitter, Slideshare o cualquier otra red social) y un tiempo máximo para responder las interacciones de los usuarios. La línea de comunicación también define las acciones que se tomarán en casos de crisis y la postura tomada ante las críticas. En ambos casos, es esencial la transparencia. Y alinear todas esas cuestiones con tu equipo.

Paso 5: Crea tus canales sociales (Twitter, Blog, YouTube, Flickr, etc…)

Muchas empresas toman este paso mucho antes de lo que deberían. Aquí, el concepto base es “estar presente donde están tus clientes”. Si los usuarios pasan la mayor parte del tiempo visitando canales sociales, es esencial estar presentes en esos canales. Un detalle importante es que dichos canales se deben crear conforme a una premisa: estarás realmente presente en ellos, a diario, actualizándolos y relacionándote. Los canales sociales que son dejados de lado de manera definitiva no son bien vistos por los usuarios, así como las interacciones no respondidas.

Paso 6: ¡Relaciónate, interactúa!

Lo más importante es interactuar con el usuario cuando insertas tu marca en las redes sociales. Eso es esencial para que se sienta escuchado y para que entienda lo importante que es su opinión para ti. Todo tipo de interacción relevante del usuario debe responderse lo más rápido posible. Presta atención a los usuarios más activos: los evangelizadores y los destructores de tu marca. Con Scup, puedes seguir y responder las interacciones de los usuarios de Twitter de manera instantánea, sin salir de la página. Así mismo, guardar y seguir el historial de las conversaciones con ellos, además de hacer un listado de los usuarios más activos.

Paso 7: Produce Contenido

En esta etapa, ya tienes un equipo, una línea de comunicación, canales sociales, y ya te relacionas con algunos usuarios.

Generar contenido es un paso importante para tener una relación más estrecha con esas personas, generar valor, mantener a todos informados sobre las novedades y mostrar que la empresa es eficaz, dinámica y que está actualizada. Muchas empresas ya generan mucho contenido, pero se limitan al sitio institucional, a boletines informativos o a campañas específicas. Un trabajo de Spreading (replicar el contenido en tus canales sociales) es mucho más importante para estar donde está el usuario de tu marca o producto. No puedes esperar a que el usuario visite tu sitio. En esta etapa, es mucho más importante seguir las definiciones de la línea de comunicación adoptada. En algunos casos, es necesario volver a hacer este trabajo.

Paso 8: Ten en cuenta el mercado y los competidores

Siempre es bueno observar cómo se encuentra la imagen de tus competidores en las redes sociales. Seguir sus acciones resultan ser muy importante como punto de referencia y análisis de mercado. En Scup, es fácil visualizar la evolución de tu marca y la de tu competidor por medio de la herramienta de Comparación de Monitorizaciones, pero también debe llevarse a cabo un análisis más cualitativo.

¿Tiene más preguntas? Enviar una solicitud

Comentarios